•    A poco más de un año de emprender acciones legales para recuperar la empresa “secuestrada” desde hace 23 años por Juan Ramos, socios celebran fallo judicial

Son 32 socios quienes ahora tienen poder amplio sobre la empresa de transporte.

Son 32 socios quienes ahora tienen poder amplio sobre la empresa de transporte.

Patricia Pacheco

Cooperativistas de la empresa Transportes Rápidos de Pochutla (TRP) celebraron el fallo judicial que afianza su nueva administración y directiva.

Cooperativistas de la empresa Transportes Rápidos de Pochutla (TRP) celebraron el fallo judicial que afianza su nueva administración y directiva.

SAN PEDRO POCHUTLA.- Socios de la cooperativa Transportes Rápidos de Pochutla (TRP), quienes hace 10 meses recuperaron el control de su empresa, “arrebatada” en el año 1990 por uno de los accionistas y ex apoderado legal (Juan Ramos Argüelles); se afianzaron como administradores definitivos de la transportadora y anunciaron el rescate de un lote de unidades en poder de quien los defraudó por más de dos décadas.
A unos días de haber sido favorecidos con un fallo judicial emitido por el Tribunal en Materia Civil y Administrativa del XIII Distrito con sede en Oaxaca, que refuerza la validez de la asamblea extraordinaria realizada en mayo del 2012, en la que los socios renovaron su consejo directivo e iniciaron una nueva administración, los cooperativistas aseguran haber recobrado la dignidad y adelantaron el inicio de una nueva etapa de estabilidad y equidad para la empresa.

Los TRP es una empresa fundada en 1985, pero que fue “arrebatada” a los socios por Juan Ramos en 1990.

Los TRP es una empresa fundada en 1985, pero que fue “arrebatada” a los socios por Juan Ramos en 1990.

No más abusos: socios
“El fallo del Tribunal representa un gran logro para los 32 socios fundadores, quienes ahora pueden decir con toda certeza que son dueños de la empresa Transporte Rápidos, y ya no hay posibilidades de que haya alguien que quiera sacar mayor provecho o pisotear los derechos de los demás”, manifestó Maurilio García Pineda, administrador de TRP.
Sustentados en la resolución del Tribunal en mención, quien negó en octubre de 2012 a Juan Ramos un amparo (358/2012) contra la orden de notificación del ejecutor del Juzgado Mixto de Primera Instancia de Pochutla –lo que equivale a que fue legalmente avisado sobre la realización de la asamblea, y al no comparecer, los acuerdos de la misma quedaron validados-, y cuatro meses  después ratificó la sentencia, dado el recurso de revisión 498/2012 interpuesto por el mismo; los integrantes de la sociedad celebraron las implicaciones del acto legal.
“Ya no hay vuelta atrás, aunque el señor Juan Ramos quisiera apelar la resolución, no existen más recursos contra esa ejecutoria. En todo caso, nosotros sí tenemos procesos pendientes contra el señor por una serie de irregularidades que se suscitaron durante el tiempo que fungió como apoderado legal y administrador, pero  se irán descargando paulatinamente”, destacó César González Alderete, socio de TRP.

Una vez emitido el fallo, podrá recuperar un lote de camiones en poder de su ex apoderado legal, Juan Ramos Argüelles.

Una vez emitido el fallo, podrá recuperar un lote de camiones en poder de su ex apoderado legal, Juan Ramos Argüelles.

Recuperarán unidades
Los accionistas afirmaron que una vez confirmada la solidez y legalidad de su nueva administración, es su derecho recuperar el parque vehicular que se encuentra en poder de Juan Ramos, quien, aseguraron, de forma arbitraria se apropió de las unidades, y ahora tiene la obligación de entregarlas a la sociedad cooperativa, y en caso de negarse, se podría emitir una orden judicial para concretar la devolución.
Asimismo, adelantaron que en las próximas semanas iniciarán la renovación de la flotilla de autobuses, la mayoría de los cuales se encuentra en pésimo estado, y remodelarán las instalaciones de la terminal, ubicada en la avenida principal de Pochutla, para mejorar el servicio a los usuarios.

Juan Ramos Argüelles fue beneficiado y se enriqueció durante más de 20 años, a costa de los socios, señalan los afectados.

Juan Ramos Argüelles fue beneficiado y se enriqueció durante más de 20 años, a costa de los socios, señalan los afectados.

10 meses de nueva administración
El pasado 17 de mayo, una treintena de socios de Transportes Rápidos de Pochutla realizaron una asamblea extraordinaria, después de que el Juzgado Mixto de Primera Instancia con sede en Pochutla lanzara la convocatoria a petición de los propios accionistas.
En el acto, los asistentes renovaron su directiva y nombraron a quienes ocuparían los cargos de administrador y comisario, luego de 22 años de lo que ellos denominaron “un imperio de terror y abusos” encabezado por  Juan Ramos Argüelles, quien durante ese tiempo se ostentaba como administrador único y apoderado legal de la empresa.

Empresa “secuestrada” desde 1990
Entonces, los afectados narraban cómo por medio de engaños, Ramos Argüelles se apropió en 1990 del control  en TRP, y los hizo firmar documentos que lo acreditaban como administrador único.
“Desde esa fecha, omitió rendir cualquier informe financiero, y se quedaba con buena parte del  dinero de los socios, alegando supuestos pagos e impuestos que no eran reales, además de imponer castigos y apropiarse de los mejores turnos y corridas en los itinerarios”, contó Carmelo Ramos, socio fundador.

Durante la administración de Ramos Argüelles, las unidades fueron descuidadas y proporcionaban un mal servicio.

Durante la administración de Ramos Argüelles, las unidades fueron descuidadas y proporcionaban un mal servicio.

Ante el desgaste e impotencia por no crecer en su propia empresa, varios socios salieron temporalmente, hecho que Juan Ramos aprovechó para incorporar nuevas unidades y acrecentar sus ganancias, por lo que llegó a contar con 19 de 24 unidades y la mayoría de acciones.

Millonario a costa de los socios
“Mientras nos decía que la empresa estaba en números rojos, él se volvía millonario y adquiría propiedades dentro y fuera de la región, a costa de los socios”, explicó Francisco Hernández Pacheco, Comisario de TRP.
Con el fallo del Tribunal en Materia Civil y Administrativa, aseguran los socios con ánimos renovados, “se nos hizo justicia, pero aún falta que el señor (Juan Ramos) responda, entre otras cosas, por las pérdidas económicas que los accionistas registraron por más de 20 años. Esto aún no ha concluido”, aseveraron.