Al estallar una llanta a la camioneta conducida a exceso de velocidad, ésta se sale de la carretera y choca contra un árbol; sólo logran rescatar a dos ocupantes del vehículo antes de que estalle

calcinado-2

Jacobo Robles Martinez

calcinadoDos personas murieron y una más resultó lesionada luego de un accidente automovilístico en la Carretera Federal 200, en el tramo de Río Grande a Santa Rosa de Lima, a la altura del kilómetro 74; el conductor murió calcinado.
El accidente ocurrió ayer a las 20:00 horas cuando Taurino Sánchez Caleb, de 47 años de edad, originario de la colonia Aviación de Santiago Jamiltepec, acompañado de dos personas más, viajaba en una camioneta particular que éste conducía.

Al parecer manejaba a exceso de velocidad y al estallarle una llanta al vehículo, Taurino no logró controlar el volante, por lo que la camioneta se salió de la carretera y se impactó contra un árbol, quedando los tres ocupantes atrapados entre los fierros retorcidos.
Automovilistas que observaron el accidente llamaron a emergencias, por lo que minutos después arribó el grupo de Rescate y Urgencias Médicas (RUM), quienes comenzaron a rescatar a los ocupantes del auto.

Sin embargo, cuando realizaban esta labor, comenzó a salir humo del motor y enseguida sobrevino una explosión, por lo que la camioneta quedó envuelta en llamas y murió el conductor calcinado.
Ante el enojo de los pobladores por la muerte de uno de los ocupantes de la camioneta, llamaron a personal del Escuadrón Organizado de Rescate y Atención Medica (ORAM), quienes auxiliaron para el traslado de Felipe Rivas, de 28 años de edad, mientras que los lugareños subían a la ambulancia de RUM a Aldo Rey Cruz, de 20 años, originario del Paso de la Reyna, Jamiltepec, quien falleció al llegar al hospital.

Ante lo ocurrido hubo reclamos por parte de los pobladores hacia el grupo RUM, pues fuentes extraoficiales indicaron que enardecidos por el tiempo de respuesta, arrojaron al piso su material de curación y sin ninguna valoración subieron a uno de los lesionados a su ambulancia, siendo éste el segundo de los fallecidos.
Luego del deceso de dos de los ocupantes de la camioneta siniestrada, el accidente fue notificado a la autoridad ministerial, quien ordenó resguardar la zona mientras esperaban el arribo del personal del Instituto de Servicios Periciales para que auxiliara en la diligencia de inspección ocular.

Una vez recabadas las evidencias, los cuerpos fueron llevados al descanso municipal para la necrocirugia de ley.
Las investigaciones quedaron en manos de personal del Grupo de Homicidios de la Agencia Estatal de Investigaciones comisionado en la zona.

El vehículo siniestrado quedó bajo resguardo de la fiscalía para las diligencias posteriores.
Se esperaba que en las próximas horas las víctimas fueran identificadas y reclamadas legamente por sus familiares.