• Monitoreo y vigilancia permanente en playas por nueva ocurrencia del fenómeno en playas de la Costa
• Ante daños derivados del evento ocurrido hace diez días, prestadores de servicios y pobladores toman previsiones
• El fenómeno será de menor intensidad que el anterior, señala Protección Civil

Prestadores de servicios y población en general toman medidas preventivas ante un nuevo evento de Mar de Fondo.

Prestadores de servicios y población en general toman medidas preventivas ante un nuevo evento de Mar de Fondo.

Patricia Pacheco

Ante los daños ocasionados en casas y negocios por el fenómeno ocurrido hace unos días, autoridades alertaron a la población.

Ante los daños ocasionados en casas y negocios por el fenómeno ocurrido hace unos días, autoridades alertaron a la población.

SAN PEDRO POCHUTLA.- Con un intenso monitoreo de parte de prestadores de servicios, pescadores, autoridades auxiliares, municipales, Capitanías de Puerto, corporaciones castrenses y comisionados de la Coordinación Estatal de Protección Civil (CEPCO), habitantes de la Costa se preparan ante un posible embate del fenómeno conocido como Mar de Fondo.
A diez días de que fuertes oleajes azotaron playas de la Costa dejando tras de sí una estela de destrucción e inundaciones en negocios y casas ubicadas sobre la franja costera, y ante un nuevo pronóstico sobre la presencia del fenómeno que podría durar hasta cuatro días a partir de hoy; autoridades y población tomaron medidas precautorias para evitar mayores afectaciones y pérdidas materiales y humanas.

En Puerto Ángel, pescadores han retirado del mar sus embarcaciones para protegerlas.

En Puerto Ángel, pescadores han retirado del mar sus embarcaciones para protegerlas.

El fenómeno, con menos intensidad
Aún cuando se prevé que el suceso se manifieste con menor intensidad que el anterior, pescadores, dueños de locales, restaurantes, hoteles, misceláneas y otras negociaciones ubicadas a un costado de las playas, principalmente de los municipios de Tonameca y Pochutla, optaron por adoptar la mayor cantidad de medidas para proteger sus inmuebles, mobiliario y a los escasos bañistas que vacacionan en las diferentes playas y bahías.
Hamblet Torija Morales, delegado regional de Protección Civil, informó que en esta ocasión el Mar de Fondo se presentará con menor fuerza que el ocurrido hace unos días y según el monitoreo de este martes, se han alcanzado picos de ola con una altura de un metro, 50 centímetros.
“El pronóstico arroja que para los días miércoles y jueves se registren olas de mayor tamaño, llegando quizá a medir hasta tres metros, pero sin que ello signifique que se generen los mismos efectos devastadores que la vez anterior”, afirmó.

Autoridades locales recorrieron durante los últimos días las playas de mayor vulnerabilidad por nuevo mar de fondo.

Autoridades locales recorrieron durante los últimos días las playas de mayor vulnerabilidad por nuevo mar de fondo.

Cierran puertos; Semar y Sedena vigilan playas
El funcionario refirió que, según pobladores, desde hace por lo menos 30 años no se presentaba un evento con la magnitud del ocurrido los días 2 y 3 de mayo pasados, hecho que atribuyó a los efectos del cambio climático.
Y mencionó que como medida de prevención, las capitanías de puerto ordenaron el cierre a la navegación en los puertos Huatulco, Puerto escondido y Puerto Ángel; así mismo, señaló, además de la vigilancia de los directamente afectados, personal de la Secretaría de Marina (Semar), Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y Protección Civil estatal observan de cerca las condiciones en las playas, para que en caso de considerar una situación de riesgo, se realicen las evacuaciones necesarias.

Puerto Ángel y Zipolite, a la expectativa
Entrevistados por separado, los agentes municipales de Puerto Ángel y Zipolite, Avelino Salinas y Antonio Rodríguez, aseguraron que prestadores de servicios y población en general se encuentran a la expectativa de la ocurrencia del fenómeno natural.
Debido a ello, agregaron, más de la mitad de los restaurantes y demás negocios se encuentran cerrados y han sido desocupados para resguardar muebles y objetos de valor, en el caso de los vacacionistas que se hospedan en la zona, son alertados por el fenómeno y se les recomienda no introducirse al mar por la alerta.
En Puerto Ángel, pescadores retiraron sus embarcaciones del mar, y se habilitó como albergue la biblioteca municipal.
Cabe resaltar que desde hace tres días funcionarios de los municipios de Santa María Tonameca, Santa María Huatulco y San Pedro Pochutla, han alertado a la población sobre el evento por medio de mensajes radiofónicos y recorridos en playas de mayor vulnerabilidad.

Turistas han sido alertados por prestadores de servicios sobre la peligrosidad de bañarse en las playas durante el nuevo evento.

Turistas han sido alertados por prestadores de servicios sobre la peligrosidad de bañarse en las playas durante el nuevo evento.