Un misterio, y la presunta comisión de diversos actos delictivos, envuelven al aseguramiento de un vehículo en San Pedro Pochutla.

Patricia Pacheco

camioneta-asegurada-presentacion3SAN PEDRO POCHUTLA.- Un misterio, y la presunta comisión de diversos actos delictivos, envuelven al aseguramiento de un vehículo en San Pedro Pochutla.
En medio de contradicciones  y desatinos, el pasado martes, Leonardo Cárdenas Salinas, Síndico Procurador, a nombre de la policía municipal, puso a disposición del agente del Ministerio Público de este lugar una camioneta cargada con diversos objetos de dudosa procedencia, que aparentemente había sido abandonada por dos sujetos, y posteriormente asegurada por elementos a su cargo.
El hecho, cuyos alcances debieron sujetarse a un mero trámite judicial entre dos autoridades, desembocó en el abuso de poder ejercido por Cárdenas Salinas en contra de agentes estatales, así como en la “incierta” omisión y probable colusión entre el funcionario y policías municipales al momento de asegurar el vehículo y su contenido.

camioneta-asegurada-presentacion5Ebrio y prepotente Síndico
Según el parte informativo emitido por la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI); alrededor de las 4:00 horas del pasado martes Leonardo Cárdenas arribó en evidente estado de ebriedad a la comandancia de la AEI, y de manera prepotente y ofensiva exigió al agente de guardia que elementos de dicha corporación, acompañados del representante social, se trasladaran a la calle principal de la colonia Cruz del Siglo, de la Sección Cuarta, pues elementos de la policía municipal habían asegurado una camioneta marca Ford, tipo Ram, color blanca.
El frenético Síndico Procurador, mencionó además que los tripulantes de la mencionada unidad de motor, con placas número RU-67807 del estado de Oaxaca,  “se habían dado a la fuga”, y que elementos a su cargo notaron que en el interior del vehículo se encontraba un lote de alhajas y otros objetos de valor, por lo que requería la presencia inmediata del agente del MP.
A pesar de que el elemento de la AEI que fue increpado mencionó en varias ocasiones a Cárdenas Salinas que debía ser la propia policía municipal quien asumiera la responsabilidad de poner a disposición el vehículo y los objetos de su interior, el indignado servidor público insistía afanosamente en que fueran agentes investigadores quienes realizaran la faena.
Completamente fuera de si, narró el comandante Felipe Jiménez Rodríguez a sus superiores, el Síndico regresó a las 10:00 horas, para arremeter nuevamente contra los agentes y reiteró su exigencia anterior; ante lo cual, el Subprocurador de la Costa, Víctor Alonso Altamirano, tuvo que reconvenir al funcionario municipal para que distinguiera las responsabilidades de cada corporación.

camioneta-asegurada-texto2Municipales alteran evidencias
Gran sorpresa se llevaron agentes y el representante social al llegar al lugar en el que se encontraba la camioneta, resguardada por policías municipales, y percatarse de que las evidencias habían sido alteradas. “Lo que en un principio había sido mencionado por el Síndico como un ‘lote de alhajas’, se convirtió en unas cuantas joyitas, muchas de fantasía, y pedacería sin valor”, narraron testigos.
Entre los objetos localizados resaltaron diversas prendas de vestir, un estéreo marca JVC con dos bocinas, cinco porta CD’s con discos en su interior, diversas herramientas como cizalla, grifa, llave española y perica, desarmador y pinzas, dos teléfonos celulares, y una pequeña porción de alhajas consistente en cuatro anillos, un par de aretes, dos cadenas, una pulsera, cuatro dijes, una esclava, dos relojes de dama, piezas sueltas, joyería de fantasía  y pedazos de aretes.
Asimismo, se halló una cartera y dos identificaciones (credencial de elector y tarjeta de circulación del vehículo en mención) a nombre de Pablo Gaspar Ruiz.

camioneta-asegurada-presentacion4Inconsistencias en informe
Cabe mencionar que la información proporcionada por la policía municipal en torno al hallazgo de la camioneta, según fuentes ministeriales, está plagada de in consistencias, lo que ha despertado dudas en el desarrollo de la investigación.
El informe del cuerpo policiaco señala que al transitar de madrugada por la colonia Cruz del Siglo, elementos a bordo de una patrulla municipal se percataron de la presencia de una camioneta estacionada, y en la lejanía (¿?) observaron que dos sujetos que se encontraban en su interior, se intercambiaban cosas.
Al notar la presencia de la patrulla, continúa el relato, los individuos –presuntamente hombres- corrieron hacia el monte y se perdieron entre las penumbras.
Éste hecho genera suspicacias, señalaron fuentes investigadoras- si se toma en cuenta la cantidad de policías -5- que viajan en la patrulla, y la ventaja que les daba desplazarse en la misma.
Las mismas fuentes califican como “inconcebible” que los policías, sus mandos, y el propio síndico procurador desconocieran que incurrían en responsabilidad al alterar las evidencias, que aseguraron “estaban ya muy manoseadas”.

camioneta-asegurada-texto6El hijo misterioso
Otro evento aún más sospechoso, se registró el mismo martes al filo de las 12:00 del medio día, cuando a la oficina de la AEI se presentó un individuo joven, quien dijo ser el dueño de la camioneta, y que resultó ser hijo de Pablo Gaspar Ruiz. El sujeto aseguró que dicho vehículo había sido sustraído de su cochera apenas unas horas antes sin que él se percatara; dijo ser oriundo del municipio de Zaachila, y haber interpuesto una denuncia de hechos ese mismo día por la mañana en aquel lugar.
Según fuentes, el sujeto se contradijo en varias ocasiones durante su declaración, por lo que quedó sujeto a investigación. “Podría tratarse de una de las personas que se dio a la fuga ‘extrañamente’ cuando la policía municipal detectó el vehículo”, adujeron.
Autoridades ministeriales hicieron un llamado a la ciudadanía para que aporte información sobre las personas que pudieran estar involucradas en los delitos de robo o robo con violencia, y en caso de reconocer cualquiera de los objetos que fueron encontrados en la camioneta Ram.
De los hechos se inició una averiguación previa por el delito que resulte en contra de quien o quienes resulten responsables.