En una primera intervención, el puesto de control de alcohol en aliento fue instalado en la Carretera Federal 190

Por infringir la Ley de Tránsito, Movilidad y Vialidad del Estado de Oaxaca, al presentar niveles de alcohol en aire espirado superiores a los permitidos, 18 conductores particulares y uno del servicio público de transporte, fueron detenidos en la implementación del Operativo Alcoholímetro durante este fin de semana.

En una primera intervención, el puesto de control de alcohol en aliento fue instalado en la Carretera Federal 190, a la altura del monumento a Benito Juárez, al Oriente de la Ciudad Capital, en donde los Técnicos Operadores de Alcoholímetro (TOA) reportaron la aplicación de 33 pruebas de alcoholemia, de las que 13 resultaron positivas para los conductores de nueve autos compactos y tres motocicletas particulares, así como para el conductor de un taxi.

Lo mismo ocurrió en San Juan Bautista Tuxtepec, donde se realizaron nueve pruebas de alcoholemia, de las cuales seis de sus examinados fueron detenidos. Es de saber que dichas personas conducían vehículos particulares y al igual que los anteriores, fueron retiradas de la vialidad oportunamente.

Por este motivo, los infractores se hicieron acreedoras a 24 horas de arresto inconmutable, mientras que sus unidades de motor quedaron bajo resguardo de la Policía Vial Estatal.

Con ello, la Secretaría de Seguridad Pública de Oaxaca (SSPO), mantiene los trabajos para prevenir y disminuir el índice de afectaciones a la vida y patrimonio de la ciudadanía, como consecuencia del abuso en la ingesta de alcohol.