Incumplido el compromiso 213 del gobierno federal

VENTANILLA, Santa María Colotepec.- La mirada de Luu se pierde en el tramo que podría conducirlo a la ciudad de Oaxaca en menos tiempo; el estadounidense que recorre parte del territorio mexicano para conocer su cultura y disfrutar de sus rincones paradisíacos, lamenta que para llegar a la capital, tenga que viajar por muchas horas en autobús.

Al igual que él, cientos de visitantes también esperan que la magna carretera de 104 kilómetros (km) se concluya, y puedan trasladarse con facilidad a las playas de Puerto Escondido, al tiempo que en su recorrido disfruten de otros lugares que al paso les presuman su cultura y gastronomía.

El kilómetro 204 abre la puerta aquí para el paraíso costeño, Puerto Escondido; pero sólo eso, pues de los 26 últimos kilómetros para llegar a este lugar sobre la autopista, sólo 7 están transitables; en el resto, luego del abandono de las obras, derrumbes, rupturas de pavimento y deslaves, afectan el tránsito vehicular.

Inseguridad acecha a comunidades

Sabina Rosas y su pequeño hijo, caminan todas las mañanas entre el monte que rodea a la autopista, muy cerca de Colotepec, buscando leña para su uso; ella dice que aunque no se han visto muertos, lo que sí alcanzó a observar fue la detención de una pareja a la que se llevaron en otro vehículo; luego no supo más; su deseo por tener un comedorcito a la orilla de la carretera se vino abajo, cuando detuvieron la obra y ahora, además de no alcanzar su anhelo, vive con miedo ante la presencia de gente ajena al lugar.

“A veces pasan vehículos raros, que de seguro se meten allá donde no pasa nadie; antes, al menos estaban los trabajadores que me compraban comida y cuidaban por aquí; ahora, como ve, esto está muy solito”, comenta.

Su día lo pone en manos de Dios, dice, porque ni ella ni su esposo cuentan con una entrada segura de dinero, algo que no sucedería si existiera la carretera.

“Cuando empezaron a construir hicimos planes para que él se fuera de empleado de alguno de los tantos negocios que pondrían y yo atendería un negocio de comida o artesanías; no pudimos hacer nada, pero eso no le interesa a nadie, a nosotros nos tienen olvidados”, acusa Sabina.

La carretera rápida a Puerto Escondido logró un avance del 52 % hasta el momento en que DIPESA, S.A de C.V, botó la obra argumentando problemas financieros; hoy, esta carretera padece un retroceso, ya que las fuertes lluvias devastaron una parte de ella; en tanto, propios y visitantes padecen las consecuencias de la indiferencia oficial al problema.

“También tenemos derecho a crecer”

Si no se incentiva el turismo, no hay forma de que nos vaya mejor, afirma el síndico municipal de Santa María Colotepec, Felipe Luna Reyes, quién además cuestionó el comportamiento de los gobiernos federales y estatales por la indiferencia que muestran a esa parte de la Costa.

“También tenemos derecho a crecer, nosotros vivimos del turismo; si no hay forma de que lleguen más visitantes, tampoco la hay de que se generen mejores condiciones de vida para los de esta región”, indicó.

Dijo que a estas alturas, todavía hay adeudos de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) con comuneros de la zona, con respecto al derecho de vía; pero, independientemente de ello, coincidió con otros ciudadanos en que sólo potenciando la actividad turística, habría posibilidades de crecimiento.

“Díganle al gobernador que el rezago en la Costa es muy grande, que necesitamos del apoyo para acabar esa carretera, no le pedimos más; ya es momento de que mire hacia este lugar, de ello depende que nuestros hijos tengan una mejor forma de vida”, señaló.

La inversión aproximada para la conclusión de la autopista Oaxaca–Puerto Escondido es de 3 mil 600 millones de pesos; hace exactamente un año, en una visita que realizara el presidente Enrique Peña Nieto a Huatulco, anunció la autorización de 3 mil millones de pesos para la conclusión de la misma. A la fecha, autoridades, empresarios y ciudadanos que habitan las comunidades que cruza esta vía se hacen la misma pregunta: ¿Por qué, a pesar del anuncio, aún no se reinician los trabajos?