asesinato

Se encontró el cadáver de la joven mujer en medio de un impresionante charco de sangre

Floriberto Santos Santos / imparcialoaxaca.mx/

En el interior de su vivienda, en una ranchería de San Pedro Pochutla, una joven de 25 años de edad fue asesinada a machetazos.

Pese al hermetismo de las corporaciones policiacas, se estableció que la desgracia ocurrió en el barrio La Lagartija, de la comunidad de Zapontengo, perteneciente a San Pedro Pochutla.

Alrededor de las 16:00 horas, pobladores se alarmaron al conocer la noticia de que en la vivienda de unos vecinos se encontraba el cadáver de la joven Lizbeth, en medio de un impresionante charco de sangre.

“Había mucha sangre junto al cuerpo, pobre muchacha”, comentaron algunas señoras.

La autoridad municipal dio parte de inmediato a personal de la Vicefiscalía Regional de la Costa, constituyéndose elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones destacamentados en San Pedro Pochutla, para las diligencias pertinentes.

Una fuente oficial dio a conocer que el cuerpo presentaba dos heridas grandes ocasionadas con arma corto contundente (machete), lo cual le produjo sangrado abundante y posteriormente la muerte.

De acuerdo con la fuente, hay indicios y testimonios muy relevantes que ayudarán a esclarecer muy pronto este otro feminicidio.

“No podemos revelar mayores detalles, pero confiamos en que en breve estaremos dando buenos resultados por este evento”, declaró un funcionario de aquella región, donde en menos de un mes se han cometido tres asesinatos en agravio de mujeres y recientemente, lesiones a otra con armas de fuego.

Precisamente en Puerto Escondido es donde se dieron dos feminicidios el pasado mes de julio, donde una comerciante junto con su hijo menor fue atacada a balazos, falleciendo la mujer al instante.

Días antes, otra vecina de esa ciudad turística fue atacada a balazos cuando salía a ejercitarse.

Apenas la noche del pasado lunes, otra mujer fue agredida con arma de fuego al oponerse a un asalto frente a una tienda departamental en el centro de Puerto Escondido.

Solamente en el caso de la comerciante Rosa Elvia, la Fiscalía General del Estado ha ejercitado acción penal contra el probable responsable, a quien se le capturó tres días después del feminicidio.